Entradas

¿Nuestra alimentación afecta a nuestro pelo?

Antes de nada, la caída del pelo es algo totalmente fisiológico y no pasa nada porque se nos caiga, sobretodo en determinadas épocas del año.

Pero si es importante saber distinguir si esa caída entra dentro de lo normal o hay algún tipo de alteración que pueda condicionar la salud del mismo (factores endocrinos, genéticos, farmacológicos, nutricionales, metabólicos…).

Para hacer una pequeña introducción:

  • el pelo nace de los folículos pilosebáceos,
  • está regulado por mecanismos hormonales y tiene un ciclo vital que consta de tres fases:
    • una fase de crecimiento (2-5 años),
    • una fase estática
      (semanas)
    • y una fase de caída (3-6 meses).

¿Puede afectar la alimentación a la salud de nuestro pelo?

¡La alimentación influye en todo!

Una dieta equilibrada suele aportar la cantidad de micronutrientes necesarios para el buen funcionamiento celular.

Hay múltiples patologías asociadas al déficit de los mismos, pero si vamos a hablar del pelo, debemos fijarnos en el déficit de hierro, zinc o biotina.

En la dieta de aporte proteico podemos notar una mayor caída del pelo; esto se debe principalmente a la gran pérdida de peso en poco tiempo, pero también puede ser que haya que ajustar tu pauta de micronutrición.

A la hora de buscar una suplementación vitamínica para reducir la caída del pelo, sería interesante dejarnos aconsejar por especialistas e incluso realizar un estudio analítico.

Un suplemento completo debería tener:

  • vitaminas del grupo B, C y E;
  • Zinc;
  • Magnesio;
  • aminoácidos azufrados;
  • colágeno y silicio.

A mí el que más me gusta, y el que tenemos incorporado a los protocolos de caída de pelo es Capivance, de laboratorios Ysonut ya que los resultados se notan en pocos días y el pelo se nota todavía más fuerte.

En muchos casos no depende de la alimentación, si no de causas hormonales o genéticas, por lo que no es suficiente con una suplementación oral y es necesario nutrir nuestro cuero cabelludo con
microinyecciones de vitaminas y plasma rico en plaquetas, con aparatología láser o con fármacos específicos para frenar la caída del pelo.

Es un tratamiento que realizamos muy frecuentemente en la clínica, sobretodo en hombres para la alopecia androgénica (hormonal) y que tiene excelentes resultados.

 

Consejos dietéticos y nutricionales para Navidad

Unas fiestas saludables.

No sabemos cómo, pero este año ha pasado volando y, aunque vayan a ser distintas para muchos, ¡Las fiestas ya están a la vuelta de la esquina!

Estamos en una época del año en la que tendemos a cometer excesos dietéticos, por ello es importante saber organizar las comidas para evitar que nos pasen factura. No es necesario obsesionarse, piensa que si te has cuidado todo el año, una o dos cenas de días festivos no van a hacer que tu cuerpo cambie, pero sí que puedes encontrarte con digestiones más pesadas, y en consecuencia peor, a causa de estos excesos.

Os dejo por aquí unas recomendaciones para antes, durante y después de las fiestas que pueden ser de ayuda a la hora de estructurar las comidas, evitar que nos pasen factura o recuperarnos después de las fiestas, espero que os sean de ayuda:

Recomendaciones generales:

1. Selecciona las fechas en las que puedes darte un capricho, no todos los días entre el 24 de diciembre y el 6 de enero son fiesta. Evita comprar dulces navideños fuera de los días señalados y también intenta no comprar en exceso, para que no sobren y sigamos picoteando hasta febrero.

2. Haz cinco comidas al día, los días de fiesta con más motivo. Los días “grandes” erróneamente dejamos de comer para compensar los excesos. Se trata de compensar calóricamente, pero no de pasar hambre. Si no comemos en todo el día o comemos sólo una ensalada para comer y nos saltamos la media mañana y la media tarde, corremos el riesgo de tener mucha más hambre a la hora de la cena, algo totalmente contraproducente. Por ello:

  • Haz un desayuno completo.
  • Echa mano de snacks saludables, una pieza de fruta o un yogur 0% para media mañana o media tarde los días de fiesta, así llegarás mas saciado a la cena o comida.
  • Haz una comida o una cena ligera, rica en verduras y proteínas. No hace falta cenar lo que sobró de la comida.

3. Empieza a hacer ejercicio, con la actividad física se reducen la ansiedad y las ganas de comer todo, salir a caminar 30 minutos al día es suficiente para empezar.

Recomendaciones “Post-fiestas”

4. Realiza un plan detox los días siguientes a las fiestas, puede ser con un plan intensivo de 3 días o con un plan de 15 días sólo a la cena. En la consulta podemos orientarte sobre cómo hacerlo de manera saludable con la ayuda del plan Detox de laboratorios Ysonut: es como realizar una “pausa” y desintoxicar el cuerpo, de forma controlada, sin causar ningún daño a la salud con productos ricos en extractos vegetales. Sin alérgenos, colorantes, ni edulcorantes y 100% vegano.

5. Empieza enero con un cambio de hábitos: introducir cinco comidas al día, realizar ejercicio diario o tres veces a la semana, crear platos equilibrados e intentar huir de los ultraprocesados. Si quieres perder peso y no eres capaz de cambiar hábitos tú solo ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a conseguirlo.

Recomendaciones para los días de fiesta:

6. Los días elegidos come sin prohibiciones, pero con moderación.

7. Puedes ayudarte de suplementaciones micronutricionales pensadas específicamente para estas fechas, como LIPO H+ de laboratorios Ysonut, media hora antes de la comida ayuda a evitar la absorción completa de grasas y carbohidratos.

8. Evita comer con los ojos. Si tu cuerpo está saciado, no debe importar que quede un trozo de turrón en la bandeja, no te fuerces a comer más de lo que necesitas.

9. Come despacio, al comer lento, se llega al nivel de satisfacción más rápido.

10. Incorpora las verduras en tu menú Navideño, ensalada como acompañante, algún plato más elaborado, aprovecha las verduras de temporada y evita los acompañantes más pesados.

11. Evita el ir picoteando, con el Covid en el aire aún con mas motivo. Echate todo lo que vayas a comer en el plato; lo ideal es echar primero las verduras y que ocupen la mitad; luego las proteínas y finalmente los carbohidratos.

12. Evita los refrescos y reduce la cantidad de alcohol lo máximo posible. Un truquito, si te tomas un vaso de agua antes de una copa de vino, tendrás menos sed y disfrutarás más el vino sin necesidad de echarte otra copa.

13. Bebe mucha agua, el día de las comidas fuertes y los posteriores, intenta llegar a los 2 litros, ya que el cuerpo retiene mucho líquido y tomar agua ayuda a eliminar las toxinas a través de la orina.

14. Si haces deporte regularmente, no pierdas esa rutina. Si no estás acostumbrado, sal a pasear después de comer, nos viene genial para contrarrestar un poco los excesos y además nos evita quedarnos mucho tiempo en la sobremesa picoteando.

¡Espero que os sean de ayuda! Aprovechamos para desearos una muy feliz Navidad y un feliz año 2021; y para recordaros la importancia de respetar las medidas de seguridad en las fiestas, cuidemos nuestra salud en todos los sentidos y protejámonos a los que más queremos.

Dietas mágicas, spoiler: no existen

Es cierto que hay herramientas que nos ayudan a conseguir nuestro peso ideal más rápido que con una dieta tradicional, pero es importante tener claro que ningún tipo de tratamiento para perder grandes cantidades de peso puede ser algo aislado.

Lo primero es mentalizarnos y aceptar que la alimentación que estamos llevando, seguramente, no es la ideal.

Después podemos optar por seguir dietas más estrictas, como una DAP, con resultados más rápidos y sin pérdida de masa muscular; dietas hipocalóricas o incluso procedimientos más invasivos no permanentes como el balón gástrico.

Pero sabiendo que no es ningún truco de magia. Aunque perdamos peso rápido, si volvemos a comer mal, volveremos a engordar.

No es efecto rebote, es efecto “dieta no equilibrada”.

Es por este motivo que un tratamiento no sirve si no estamos dispuestos a cambiar nuestros hábitos de forma permanente. Debemos aprender a llevar un estilo de vida saludable durante el proceso de pérdida de peso para mantenernos a largo plazo.

Si no cambiamos nuestro estilo de vida seremos como la Cenicienta; al acabar el baile volveremos a nuestro estado original.

Confía en expertos de nuestra Clínica de Nutrición en Coruña, para que te guíen en tu pérdida de peso. Cambiar de hábitos y bajar de peso es más fácil de lo que pensamos, solo hacen falta ganas.

No es solo estética, es tú salud

¿Qué son los Omega 3?

El Omega 3 forma parte del grupo de los ácidos grasos esenciales, que tienen este nombre porque no podemos sintetizarlos, necesitamos obtenerlos de la dieta.

Lo encontramos en pesacados azules, aceite de lino, nueces, semillas de chía…

Son beneficiosos para nuestro sistema cardiovascular, además son moduladores de la llamada inflamación silenciosa, ayudando a nuestro organismo a disminuir la inflamación celular.

Tipos de Omega 3

Hay varios tipos de suplementación de Omega 3:

  • el EPA (con acción antiinflamatoria y cardioprotectora),
  • y el DHA (con aumento de la plasticidad celular y neuronal).

Deberemos tomar uno u otro en función de nuestra clínica y necesidades micronutricionales, para saber cual es el mejor para ti, consulta con tu médico.

Adipocitos tus ami-enemigos

¿Qué son los adipocitos?

Son unas pequeñas células cuya función principal es que engordemos.

¿Para qué quieres enemigos si tienes adipocitos de sobra en tu cuerpo?

Forman la gran parte de nuestro tejido adiposo y, aunque no lo parezca, son nuestros amigos.

¿Cuál es su función?

Su función es ayudarnos;

  • la grasa que almacenan nos proporciona calor, protección y transporte de vitaminas liposolules (A, D, E y K);
  • además de poder mantenernos con vida en caso de escasez de alimentos.

Nuestro cuerpo aún no se ha acostumbrado a tener comida “cuando queramos” y por eso almacena todo lo que no necesita para funcionar.

Si comemos un 5% más de lo que nuestro cuerpo necesita podemos engordar medio kilo al mes, y si comemos el doble, hasta medio kilo al día.

Con ejercicio podemos aumentar las necesidades calóricas de nuestro cuerpo, reduciendo así el acúmulo de grasa y de nuestros ami-enemigos los adipocitos.

Una dieta de aporte proteico nos puede ayudar a ponerlos a raya, ya que quemaremos únicamente grasa; sin pérdida de masa muscular.

¿Te imaginas perder entre 5 y 8 kilos de grasa en un mes? No es solo estética, es tú salud

Infórmate  en la Unidad de nutrición de Clínica Dosio.

No dejes para enero lo que puedes empezar en octubre

¡Ya estamos en octubre! Para Clínica Dosio, el mes ideal para empezar a cuidarnos.

Hemos tenido septiembre como transición para la vuelta a la rutina y es más fácil ordenar nuestra mente para empezar una dieta o un tratamiento.

Podemos contrarrestar todos los excesos del verano puesto que ya no tenemos tantos compromisos sociales y estamos más tiempo en casa.

Quedan tres meses para enero, el mes de los nuevos propósitos por excelencia.

Parece poco, pero es una cuarta parte del año. Si empiezas un cambio de hábitos a lo largo de octubre, te ahorrarás la presión psicológica de enero y tres meses en los que seguir sumando números en la báscula, además podrás evitar o reducir los excesos de las fiestas.

¡Que octubre sea tu nuevo enero!

Dieta de aporte proteico en Coruna

¿Qué es una dieta de aporte proteico (DAP)?

Para entender el funcionamiento de esta dieta de aporte proteico es necesario comprender ciertos conceptos que os explicaré de la forma más esquemática posible.

El cuerpo humano necesita hidratos de carbono (azúcares) para funcionar, son nuestra energía, el problema es que todo el azúcar que consumimos y que no se utiliza se almacena en nuestro cuerpo y por una serie de reacciones se transforma en grasa produciendo sobrepeso u obesidad.

Podemos entenderlo de la siguiente manera; el dinero que llevamos en la cartera para poder pasar el día serían los azúcares; la grasa serían nuestros ahorros, sólo los utilizamos si no nos queda el dinero que llevamos en la cartera.

¿A qué se debe el éxito de la dieta de aporte proteico?

El éxito de la dieta de aporte proteico DAP radica en que, al no consumir azúcares, nuestro cuerpo comienza a consumir grasa como fuente de energía.

Es entonces cuando entramos en un estado de cetosis (que no cetoacidosis), gracias a ello conseguimos perder mucho volumen más rápido que con una dieta hipocalórica con la ventaja de que no tenemos hambre y que evitamos la pérdida de masa muscular.

El peso que perdemos son kilos de grasa.

Puedes pensar, ¿esto no será malo? Me suena a las famosas dietas Duncan de hace unos años… Nada más lejos de la realidad. En una DAP realizamos una supresión importante de los hidratos de carbono y las grasas, consumiendo principalmente productos de origen proteico.

Sin embargo, no es una dieta hiperproteica si no normoproteica, esto quiere decir que aporta proteínas de alto valor biológico sin sobrepasar la ingesta máxima de proteínas diarias recomendadas; evitando así que haya problemas hepáticos o renales.

Podrías preguntarte “¿Para qué ir al médico? La podría hacer yo en casa”

Este tipo de dietas necesitan realizarse bajo prescripción y control médico por varios motivos;

  1. El primero es que precisan de una suplementación micronutricional individualizada, que nos garantice que nuestro cuerpo no tenga ningún tipo de carencia mineral ni vitamínico.
  2. El segundo motivo es que es necesaria la realización de una analítica completa para descartar posibles patologías que contraindiquen la realización de este tipo de dietas y para controlar la evolución del paciente.
  3. El tercer motivo es que, al hacerlo por tu cuenta en casa realizarías una dieta hiperproteica, no normoproteica, pudiendo generar un desajuste a nivel hepático o renal y poniendo en riesgo tu salud.

También puedes pensar; ¿Y el efecto rebote de la dieta de aporte proteico?

Al no perder masa muscular y sólo grasa el efecto rebote, siempre que sigamos las instrucciones médicas, es muy poco probable.

El objetivo final de esta dieta en nuestra clínica de nutrición en Coruña, es que pierdas peso y no lo vuelvas a recuperar.

¿Qué consigue la dieta de aporte proteico?

Dieta de aporte proteico Coruna

Esto es posible porque este tratamiento comprende, desde las etapas de pérdida de peso hasta estabilización posterior consiguiendo una reeducación nutricional que permita el mantenimiento del peso conseguido a largo plazo, por ello es muy importante seguir las recomendaciones médicas y realizar el tratamiento de forma completa.

En Clínica Dosio recomendamos la dieta de aporte proteico para combatir la obesidad

La obesidad (sobretodo la de predominio abdominal) es un factor de riesgo para muchas enfermedades, principalmente para la diabetes, la dislipemia y múltiples enfermedades del corazón.

Si conseguimos controlar nuestro peso estaremos ganando en salud a largo plazo, es algo que está en nuestra mano y desde la clínica os acompañaremos en vuestro camino hasta conseguirlo.

¿Por qué nos gusta?

Consigues una rápida pérdida de peso y esto es positivo desde varios puntos de vista;

Médicamente, cuanto más rápido bajemos de peso, más rápido reduciremos nuestros factores de riesgo cardiovascular.

Psicológicamente, al ver una evolución tan rápida y una recompensa al sacrificio, mantienes la motivación hasta el final.

Otros aspectos positivo son que mantienes la masa muscular y como broche final no tienes hambre.

¿Cómo sé si tengo sobrepeso u obesidad?

Puedes calcular tu índice de masa corporal (IMC) o tu índice cintura-cadera.

¿Para quién está indicada esta dieta?

  • Pacientes con sobrepeso u obesidad (IMC>25)
  • Pacientes sin sobrepeso pero con acumulación de grasa abdominal y visceral.
  • Pacientes con diabetes tipo II no insulino dependiente
  • Pacientes con prediabetes
  • Pacientes con complicaciones asociadas al sobrepeso: HTA, Dislipemia, Artrosis, SAS, etc
  • Pacientes con indicaciones especiales: Preparación al embarazo, post parto, SOP, perimenopausia, Sd. Metabólico.
  • Pacientes con en tratamientos corporales de Medicina Estética.

Efecto rebote nutricional

“Es que si pierdes mucho peso rápido, luego lo recuperas o incluso más por el efecto rebote” .

Es una conversación que seguramente hayáis tenido, hay parte de verdad y parte de mito en ella ya que el efecto rebote existe, pero NO ocurre en todas las dietas que nos hacen perder peso de forma rápida.

¿Qué es el efecto rebote nutricional?

Para saber de qué estamos hablando… El efecto rebote suele producirse en dietas que no respetan el aporte mínimo de proteínas diario y que suelen ser muy hipocalóricas.

Lo que ocurre es que, al disminuir drásticamente nuestro consumo calórico, disminuimos el aporte energético al músculo haciendo que, poco a poco, perdamos masa muscular.

Pesaremos menos y sentiremos que la dieta funciona, pero en realidad es porque estamos perdiendo músculo, no grasa.

¿Qué ocurre al reducir la masa muscular?

Al reducir nuestra masa muscular, ralentizamos nuestro metabolismo y quemamos menos calorías de las que ingerimos.

A largo plazo lo único que conseguimos es aumentar el porcentaje de grasa corporal recuperando el peso que habíamos perdido en un principio; ya que nuestro cuerpo necesita menos calorías que antes para funcionar y el “excedente” lo acumulamos.

Retomamos los hábitos incorrectos

También podemos ganar el peso perdido porque en ocasiones se retoman los hábitos incorrectos de antes de hacer la dieta, pero esto no se debe a un efecto rebote fisiológico, se debe a que no hemos aprendido a comer y mantenemos nuestros hábitos no saludables.

La subida de peso no es inmediata con el efecto rebote

Un problema es que la subida de peso no es inmediata, podemos comenzar con las transgresiones dietéticas y sin que se refleje en una subida en la báscula; es un espejismo, si seguimos comiendo mal volveremos a engordar.

Por lo tanto para evitar el efecto rebote debemos:

  • – Llevar a cabo una dieta pautada y controlada por un profesional para evitar la pérdida de masa muscular y el déficit de micronutrientes.
  • – No volver a los malos hábitos que nos hicieron coger peso en un principio; posiblemente sea lo más difícil.

Ejemplo de dieta sin efecto rebote fisiológico

Un ejemplo de dieta sin efecto rebote fisiológico: la dieta de aporte proteico ya que, pese a ser una dieta muy hipocalórica, gracias al aporte proteico “alimentamos” al músculo evitando su pérdida.

Tampoco se debería dar en dietas hipocalóricas muy controladas en las que no se pierdan grandes cantidades de peso al mes. Como comenté en el post: “Dietas milagro, spoiler: no existen”, la pérdida rápida de peso no puede ser un paréntesis en nuestra vida, debemos concienciarnos y cambiar nuestra alimentación a largo plazo, si no la recuperación del peso está garantizada, pero no por un efecto rebote, si no porque mantenemos nuestros malos hábitos alimenticios.

¿Cuál es la dieta ideal?

Para Clínica Dosio la dieta ideal es la dieta de aporte proteico ya que cuenta con:

  1. una fase inicial en la que perdemos grandes cantidades de grasa de forma rápida y segura, manteniendo nuestra masa muscular intacta junto con una suplementación micronutricional adecuada a nuestras necesidades;
  2. y una fase final en la que realizamos una dieta hipocalórica controlada en la que aprendemos a comer de forma equilibrada: una fase de reeducación alimentaria.

Perder peso de forma rápida y segura a la vez que aprendemos a comer no es incompatible [email protected]